Buscador de Noticias
Luis Zubeldía
Fútbol
13/3/2021
Empate aburrido

Lanus y Huracán casi no generaron llegadas de riesgo, y empataron 0 a 0.

Fueron 81 minutos los que pasaron hasta que hubo una situación muy clara de gol. El partido que ofrecieron Huracán y Lanús fue carente de emociones fuertes. Se trató, en definitiva, de un cruce de dos equipos con realidades opuestas. A pesar de que ambos llegaban con distintas obligaciones, la realidad se empeñó en demostrar que ninguno se animó a soltarse, a despojarse de las amarras y jugar con cierta frescura. Y el resultado final fue un encuentro soporífero, sin goles, con algunas pocas aproximaciones y muy pocas ocasiones claras para convertir. Ambos conjuntos se midieron durante toda la noche, movieron piezas con extremo cuidado, procuraron principalmente mantener el orden táctico. Y en su afán por no desordenarse fueron equipos predecibles, que no se animaron a romper el molde ni a arriesgar en el pase.

Lanús, que lidera la Zona 2 de la Copa de la Liga, especuló demasiado durante todo el desarrollo de la primera etapa ante un Huracán que salió decidido a ejercer presión, pero que no tuvo ideas, cambio de ritmo ni fútbol para inquietar demasiado al arquero Lautaro Morales. Al Globo, que venía de empatar con San Lorenzo y que aún no ganó en lo que va del campeonato, le faltó un generador de juego para organizar un poco sus ataques, ya que cuando tuvo la pelota no supo muy bien qué hacer con ella. En la primera etapa, el local no le permitió a Lanús crear ya que supo cortar sus circuitos de juego, pero de todas formas fue un conjunto inofensivo como consecuencia de la falta de claridad para construir.

En la segunda etapa, Luis Zubeldía mandó a su equipo a adelantarse en el campo. El Granate ejerció más presión, administró la pelota e intentó perforar haciendo ancha la cancha con Pérez y Morgantini por una banda y con Bernabei y Acosta por la otra. Lo cierto es que le costó fabricar espacios y entrarle a una última línea de Huracán que prácticamente no mostró fisuras y que contó con un Merolla que se cansó de despejar centros durante todo el tramo final de la noche.

Lanús tuvo un 62% de posesión de pelota, un alto margen de tenencia. Sin embargo, apenas tuvo una chance muy clara: fue a los 36 minutos del complemento, cuando Tomás Belmonte quedó cara a cara con el arquero Sebastián Meza, quien lo atoró rápido y recibió un bombazo en el pecho para salvar a su equipo. A Lanús ahora se le viene Banfield.


Fuente: Diario Olé



Ver mas noticias... Volver a la home...
Afuera por el árbitro
Otra goleada granate
Goleó el grana y se prendió

Algunas imágenes de este sitio fueron extraídas de otros medios gráficos.
No se acreditan ni sugieren derechos sobre las mismas.
Si alguna de estas imágenes está sujeta a las leyes de copyright por entidades legitimadas,
informálo aquí y las mismas serán removidas lo más pronto posible.